Ginkgo Biloba. Mejora los trastornos circulatorios

El Ginkgo Biloba es una planta originaria de China, Japón y Corea donde se haya extendido como árbol ornamental en parques y vías públicas.

La medicina china viene usando esta planta desde hace más de 4.000 años. Sus notables propiedades han sido objeto de numerosas investigaciones científicas, y actualmente forma parte de varios preparados farmacéuticos.

PROPIEDADES E INDICACIONES

Las hojas contienen glucósidos flavonoides, quercitinas, luteolina, catequinas, resina, aceite esencial, lípidos y unas sustancia del grupo de los terpenos.

Como es común en fitoterapia, las propiedades medicinales de la planta se deben a la acción conjunta de todos sus componentes. El ginkgo actúa sobre todo el sistema circulatorio, mejorando tanto la circulación arterial como la capilar y venosa. Actúa de la siguiente manera:

  • Acción vasodilatadora: aumenta el riego sanguíneo.
  • Acción protectora capilar: disminuye la acumulación de líquido en los tejidos.
  • Acción venotónica: tonifica las paredes de las venas y facilita el retorno sanguíneo.

Por sus propiedades sobre el sistema circulatorio es beneficiosa para la insuficiencia circulatoria cerebral, falta de riego en las piernas, trastornos vasomotores, varices, flebitis, piernas cansadas, edemas, tobillos hinchados...

En estas afecciones circulatorias de las extremidades, se recomienda combinar el uso por vía oral (infusiones) con las aplicaciones externas (cataplasmas, compresas, lavatorios...). El ginkgo se tolera muy bien, no sube la presión sanguínea y no presenta efectos secundarios indeseables.

PREPARACIÓN Y EMPLEO

USO INTERNO

  • Infusión: 40-60 g de hojas por litro de agua. Se toman 3 tazas diarias. Para que sea más sano mejor con agua destilada.

USO EXTERNO

  • Compresas con la misma infusión, aunque más concentrada (hasta 100 g por litro). Se aplican sobre las manos o pies con problemas circulatorios.
  • Cataplasmas de hojas machacadas sobre la zona afectada.
  • Maniluvios (baño de manos) y pediluvios (baño de pies) con una infusión de hasta 100 g de hojas de ginkgo por cada litro de agua. Se aplican tibios o calientes, 1-2 veces al día.

Los mejores resultados se obtienen combinando el uso interno por vía oral, con la aplicación extern